El ejercicio del poder, una reflexión #sersiendo

El ejercicio del poder siempre me ha llamado la atención: cómo lo estamos haciendo, por qué y para qué. Podría decir que entender el poder ha sido el tema central de toda mi vida, en todo lo que hago, desde la investigación académica hasta el arte.

el ejercicio del poder
Fotografía: Carmenchu Alemán.

El ejercicio del poder es el modo en que estamos ejecutando la parte política de nuestro ser y hacer. Somos animales políticos.

Me doy cuenta de que para vivir y convivir en sociedad de un modo amable, respetuoso por el bien común y sin violencias hemos de pensar, sentir y actuar a un ritmo que sea digerible para todas las personas y que justo por eso es necesariamente lento, escalonado y orgánico.

Aunque se quisiera meter el acelerador, no se puede.

Si vemos en perspectiva la historia de la humanidad, al menos la del siglo XX y XXI, podemos notar que los movimientos colectivos que ponen o, mejor dicho, han intentando poner a la vida y a los cuidados de la vida al centro son por su naturaleza necesariamente orgánicos.

La dinámica de los sistemas económicos de estos siglos nunca ha sido lenta. La del sistema de hoy tampoco lo es. Nunca han sido tampoco orgánicas ni respetuosas de lo humano ni de lo no humano.

Cuando surge el miedo o las crisis o cuando hay presión y necesidad de respuestas sociales, económicas y políticas contundentes y rápidas, debido al riesgo inminente, es lógico esperar que las acciones emprendidas sean de derechas o tenga tufo de derechas. Aunque se use un discurso de izquierdas como justificación.

Las acciones de derechas responden a la propia dinámica de los sistemas económicos. Lógicas son. Cabe preguntar si el huevo o la gallina, mas esa no es la pregunta importante.

Hay allí entonces algunas variables que, por orgánicas (de los organismos), son acuciantes y que hay que dilucidar:

La primera variable es la supervivencia.

La supervivencia nunca es social ni colectiva realmente, es decir, la supervivencia siempre es MI supervivencia.

¿Podemos apoyarnos? Sí. ¿Crear soluciones conjuntas? Sí. ¿Sobrevivir en nombre de otro ser humano? No, no se puede. Es como la muerte. Por más que desees tomar el lugar de un ser querido en la lotería de la muerte no podrás.

Debido a dicha incapacidad de ejecutar la supervivencia ajena desde nuestra piel se produce una separación real, por inevitable, entre yo y tú, entre nosotros y ellos, entre tus necesidades y las mías.

¿Que querramos negociar voluntariamente con alguien nuestra supervivencia es posible? No.

Quién haría semejante cosa. Nadie.

La segunda variable es el paso del tiempo.

Los seres sintientes estamos sometidos al tiempo nos guste o no. Seamos o no del cogollo que detenta el poder en las instituciones.

¿Hay tiempo para ir lento? ¿Sirve ir rápido? ¿Quién quedará vive si esperamos? Es la fortuna o la desfortuna de sabernos mortales.

La tercera variable es el nivel de entendimiento (Claridad así con C mayúscula).

El entendimiento va de la mano con la toma de responsabilidad y con la capacidad de ejecución de cada ser.

Si queremos estar de verdad a favor de la vida y del cuidado de la vida, entonces habríamos de reflexionar sobre qué hacemos con los diferentes niveles de entendimiento que hay en la sociedad.

Incluso sería menester preguntarnos sobre los propios entendimientos tan diversos como personas hay.

Organizar el ejercicio del poder

Luego de abordar el tema del entendimiento quizás ya podríamos pasar a «rompernos la cabeza» ideando soluciones para asegurar que haya toma de responsabilidad y capacidad de ejecución.

Estas son algunas de las razones por las que velar por la dignidad humana es un acertijo. Y es el ejercicio del poder, el ejercicio ético, quien nos ayudará a resolverlo.

La forma más común de renunciar al poder es pensando que no lo tenemos.

Alice Walker

Yo añadiría que en realidad: no se puede renunciar al poder.


Si te interesa leer reflexiones sobre el ejercicio del poder vinculadas al tema de las relaciones sexo-afectivas puedes leer estas 3 publicaciones, que son una serie. He escrito en ellas todo lo que pienso y sostengo sobre el amor y el enamoramiento.


También puedes curiosear en mi podcast «Ser siendo con Nadir Chacín». Está en Spotify, Spreaker y Apple Podcast.

Un ser humano encontrando el sentido de la vida.

¿Tú qué opinas sobre esto? Cuéntanos tu experiencia.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.